miércoles, 18 de enero de 2017


Rabos de lagartija


Caen de mi mano los objetos,
mis manos carecen de fondo
auxiliares sin rango desbaratan
nupcias, retoques, jardines botánicos
se rehacen o se pierden
con la feroz libertad de la manada.
De mis manos caen llaves de golpe seco
papeles que pesan como tierra
días en lingotes
ráfagas de peces que esquivan el anzuelo
de los dedos.
Mis manos frecuentan el extrarradio de nubes lenticulares
son rabos de lagartija con grito de terror verde
pestañean solemnes cuando acarician
se desorientan como pájaros en el suelo.
Mis manos son cajitas musicales con sonido en las tripas
-que incluye bailarina en giro hechizado-
Mis manos indigentes sufren fiebres contagiosas
en trance de elevaciones y caídas.
Nada retienen mis manos:
la luz prepotente
la memoria del agua
el distraído perfume de la alegría
la acuarela temblorosa de tu piel
la clave de tu sol

 

Publicar un comentario en la entrada