martes, 16 de febrero de 2016




Sangre
Qué gran tarea la de la sangre
que no se resigna a ser charca
a ser lago o pradera inmune,
que se funde en aleaciones
se derrama en carreras a muerte, en dardos nucleares.
¡Qué gran caudal de idilio y misterio!
no hay capilar que resista el encuentro de la rosa
tan enamorada, tan alerta, tan caliente la sangre
que libera un universo en entrañas

dulcificado el corazón, sereno el vientre. 
Publicar un comentario