lunes, 20 de enero de 2014

Espuma fugaz (III)

Ni tener tanto que por cuidarlo te descuides, ni tan poco que por lograrlo te malogres.
Publicar un comentario