lunes, 12 de agosto de 2013

Perdí medio poema.
Perdí medio poema por ahí
sólo medio poema
del que recuerdo apenas el comienzo.
Decía así: “Recordadme que un día, antes de que me vaya”…
Y lo demás se perdió.
Confío en que alguien lo encuentre y lo complete;
sería hermoso, ir por la calle y tropezar con medio poema.
Sería un hallazgo, un hecho mágico.
¿Y si lo encuentran dos viejitos que se aman,
o un empleado del Mc’Donalds
o alguien que está en el dique seco?
Quién sabe. Tal vez sirva de algo.
Espero que lo adopten
como a un perro chiquito,
que lo dejen crecer, lo alimenten con sonrisas
o lo rieguen,
como a la flor del principito
en este extraño planeta
tan y tan prosaico. 
Publicar un comentario