jueves, 24 de abril de 2014



                                           Anillos de boda.
                    Los dedos han adelgazado estos días
desnutridos por la falta de caricias
                  asomados a los anillos como los suicidas a los puentes.
Mas esa inquietud que arrecia

como un ladrido de libertad
                no cabe en el anillo de boda
no cabe en la fecha del revés
grabada a la hora de los joyeros
a la hora redonda de los astros.
                Miro tu dedo adelgazado
desposándose como un obelisco con su plaza
                                               y es tarde para dar de comer
a las mariposas del estómago
es pronto para los ciervos sorprendidos.


Publicar un comentario