lunes, 12 de mayo de 2008

Papel en blanco y otras incertidumbres

Uno de mis propósitos al crear este blog fue el de acercar mi escritura a aquellas personas que se sientan atraídas por la creación en general y por la literatura en particular.
La novela que escribo en la actualidad se sitúa en un hipotético siglo XXII. Pertenece por lo tanto al género denominado ficción especulativa, que algunos no dudarían en integrar dentro de la ciencia-ficción. No es que me moleste que se incluya dentro de las novelas de ciencia ficción como las de Philip K. Dick o las de Georges Orwell, Arthur C. Clarke o el norteamericano Orson Scott Card, por no hablar del visionario Aldous Huxley, todos ellos admirables y admirados. Incluyo en este listado, que se queda corto, sin duda, a Margaret Atwood, cuya novela "El cuento de la criada" logró impresionarme la primera vez que la leí, y que tiempo después publicaría "Onyx y Orix", dentro de la denominada ficción especulativa. Mi intención, como probablemente ocurriría con mis admirados autores, es utilizar este tipo de historias como vehículo de ideas filosóficas siempre reversibles, discutibles y por supuesto, susceptibles de cambiar con el paso del tiempo. Y, lo más importante, con una trama amena, unos personajes identinficables y algunos conflictos nuevos y otros antiguos que requieren, hoy como ayer, soluciones inteligentes.
Publicar un comentario